¿Por qué no enciende mi aire acondicionado o se apaga? El interrogante que muchos planteamos cuando el aparato parece no dar signos de vida pese a intentarlo. Lo cierto es que pasa por más de una causa y lo ideal es recurrir a la ayuda de un técnico especialista.

Posibles orígenes de la falla en el encendido del aire

Cuando el dispositivo de refrigeración no prende o se corta en ocasiones el primer paso es establecer que se encuentra correctamente cerrado, luego se debe controlar el sistema eléctrico del inmueble, la manera de asegurarse de que el interruptor esté en su posición y le llegue corriente.

Si se comprueba en su sitio y aun así no se logra que trabaje, lo que sigue es comprobar cómo está respondiendo el control remoto. Si emite la señal con claridad, quiere decir que funciona bien, y que la siguiente acción será tomar contacto con un servicio técnico especialista en frío, como la gente de MB Refrigeración, líderes en instalación y mantenimiento, que se ocupen de revisar si se trata de una falla en la placa eléctrica, fugas, ruidos o por corte de alimentación.

Es fundamental no intentar arreglos caseros sin tener el conocimiento, porque al tratarse de equipos que operan con electricidad, puede dar lugar a cortocircuitos, descargas y peligros evitables.

  1. Falta de gas en el equipo: cuando se divisa una pérdida en el motor o no se ha vuelto a recargar de refrigerante por meses puede presentarse una falla.
  2. Compresor sin calor: si se halla la máquina térmica fría en vez de aire caliente, puede deberse a fugas que hacen necesario sellar por soldadura. Para luego recargar nuevamente.
  3. No hay encendido: en caso de que directamente el aparato no prenda y se compruebe el buen funcionamiento del enchufe, circuito y voltaje. Será necesario medir la presión en frío y caliente y comprobar pérdidas.
  4. Sin sonido de compresor: aquí será esencial una vez comprobado que no emite sonido, establecer si la alimentación eléctrica no alcanza a conectarse al compresor. El especialista técnico, más info aquí, se ocupará de revisar si el equipo toma tensión, si hay saturación en la línea y sacará cargas eléctricas. También verificará el termostato y el temporizador.
  5. Conexiones improcedentes: algo bastante común en las instalaciones de aires domiciliarios y de industria. Cables sueltos o poco ajustados, interconexiones débiles de cámaras, tubos sin mantenimiento, conexiones demasiado juntas y tendido de líneas irregular pueden generan fallos continuos en los equipos. El especialista procederá a desconectar el cableado y hacer una nueva instalación desde cero.

De verificar fallas habituales en el encendido o directamente no poder prender los artefactos de refrigeración, es fundamental llamar al servicio técnico para reparar causas eléctricas que pueden dar lugar a rotura definitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *