Se viene viendo cada vez más como alternativa valiosa de guardado ante el incremento casi inalcanzable de alquileres de local en el momento en el que el bolsillo más lo padece. La nueva realidad invita a ajustarse, algo que les sucede a miles de negocios según estimación oficial d ella Cámara que los nuclea, y los módulos personales de alquiler sin costos extras son los elegidos de muchos particulares, emprendedores y empresas para ahorrar en espacio y dinero. Te contamos el por qué y cómo aprovecharlo.

Pertenencias aseguradas, ahorro en almacenamiento y economía. Los depósitos de muebles resultan la tendencia que más parece beneficiar a muchos en estos meses gracias a un diferencial que destaca: no tiene el precio que hoy exige cualquier contrato. Sumado a la posibilidad real de poder mostrar la mercadería a los clientes en el mismo sitio donde se guardan, pudiendo así seguir haciendo las veces de local, sin el alto costo que implica este.

Resolver los problemas de guardado con confianza y calidad ahora parece muy posible. Lo que hasta hace unos años parecía más exclusivo de grandes negocios o se caracteriza por sumar también a dueños de inmuebles y pequeñas pymes y se amplía dando la posibilidad cierta de guardar allí todo eso que sobra o no encuentra lugar físico sin que por eso se ponga en riesgo.

Para todos los tamaños y con acceso hasta el mismo lugar de almacenaje, el caso de uno de los depósitos que más está creciendo en la ciudad en volumen y prestigio, Buenos Aires Guarda, con exclusivos servicios para su clientela, como rampa circular que evita congestiones y da trato acelerado a la carga y descarga, amplios o pequeños depósitos individuales, seguridad 24 horas y dock, entre muchos otros.

La apuesta segura para aquellos que necesitan contar con más espacio propio o, como venimos diciendo, precisan con urgencia dejar a seguro su stock de muebles o mercadería porque por circunstancias de la crisis de la pandemia no pueden seguir abonando los costos que implica un alquiler de local comercial. Algo que, en Capital Federal, por ejemplo, le sucedió según estimación de la Federación de Comercio e industria porteña, a unos 19 mil comercios solo hasta junio pasado.

Una solución práctica, cómoda y segura de espacio individual todo en uno bajo llave con acceso 24/7 que no deja correr riesgos y garantiza como pocas el poder seguir moviendo y mostrando la mercadería. Algo ideal para seguir sacando rédito económico y así recuperar buena parte de lo posiblemente perdido este tiempo. De igual modo, como opción de cuidado frente a mudanzas de local, de vivienda o necesidad inminente de agrandar metros.

Un nuevo concepto en guardamuebles que supone ahorro y alivio a la economía actual el tiempo que se necesite, semanas, meses o años, utilizando el espacio también como punto de venta y distribución, algo ideal para comercios chicos, sin los elevados precios que supone alquilar a la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *