En el invierno, los cambios de temperatura abruptos, los días fríos, la humedad y la falta de exposición a la luz solar pueden hacer que la dermis se vea perjudicada y desarrolle condiciones como resequedad o resquebrajamiento.

En general, los labios, las manos, los codos y los nudillos son las áreas más afectadas. Si bien los productos que se comercializan en la tienda Universo Garden Angels pueden ayudarte a paliar el efecto del frío en la piel, queremos brindarte algunos consejos para cuidarla durante la temporada invernal.

-Evitá el agua demasiado caliente

Aunque sea un día muy frío, bañate siempre con agua tibia, porque sl agua a altas temperaturas deshidrata la piel y contribuye a que pierda su lubricación natural.

Además, no te olvides de secarte bien cuando salís de la ducha, evitando dejar zonas húmedas o con restos de agua.

Hidratate

Usá cremas hidratantes compuestas con aceites vegetales, glicerina o silicona. Este tipo de productos actúan impidiendo que la piel pierda el agua que posee, actuando como una barrera contra agresiones externas, como el frío intenso.

-Usá protector solar

A pesar de que no estemos en verano, el sol sigue saliendo y sus rayos son nocivos para nuestra piel dado que provocan sequedad y deshidratación.

No te olvides de colocarte bloqueador en todas las áreas que expongas a los rayos UV, como el rostos, las manos y el cuello.

-Bebé suficiente agua

La mejor forma de tener una piel saludable es hidratarla por dentro ingiriendo la cantidad necesaria de agua, es decir, al menos 2 litros por día.

-Humectá tus labios

Es necesario aplicar bálsamos o protectores labiales para que no se deshidraten ni se resquebrajen por el frío.

Tené en cuenta que si los labios se agrietan se producen lastimaduras que, si no son tratadas, pueden derivar en infecciones.

-Evitá los cambios bruscos de temperatura

Dado que no solo perjudicará tu piel, sino también la salud de tu sistema respiratorio, incluyendo la garganta y los pulmones.

Las temperaturas de los ambientes cerrados no deberían ser mayores a 20°C, porque sino el shock térmico a salir al exterior es muy intenso.

-Disminuí la frecuencia de la exfoliación

Si tenés la piel extremadamente seca o sensible, es recomendable evitar este proceso durante el invierno.

Pero, caso tu dermis sea normal, exfoliala solo una vez por semana. De esta forma eliminarás las células muertas, ayudando a que los productos hidratantes penetren en las capas más profundas de la piel.

-Humectá las manos

Además de aplicar cremas hidratantes, es necesario aumentar la frecuencia de la humectación en las manos, dado que es una zona muy expuesta al cambio térmico.

-Mantené una dieta equilibrada

Incorporá frutas, verduras y cereales de manera diaria para darle a tu piel un aspecto nutrido y saludable.

Si querés adquirir productos para embellecer tu piel, hacé clic aquí y accedé a una gran variedad de opciones para cuidar una de las partes más importantes de tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *