Argentina es un país que se caracteriza por su amplia riqueza en materia geográfica. Pocos países en el mundo cuentan con la variedad de climas y paisajes dentro de su territorio.

Año tras año, millones de turistas se acercan a conocer cuáles son las maravillas que puede ofrecerles la República Argentina; desde las Cataratas del Iguazú, pasando por los imponentes parajes del Valle de la Luna hasta el mismísimo fin del mundo en Tierra del Fuego, muy pocas experiencias se pueden comparar a la belleza que existe a lo largo y a lo ancho de nuestro país. Sin embargo, las maravillas naturales no son el único motivo por el cual las personas se toman un avión para llegar a esta parte del mundo.

Desde hace ya unos años, Buenos Aires se convirtió en una de las capitales del “turismo estético”. Personas de todo el mundo vienen al país para hacerse diferentes tipos de tratamientos de belleza o cirugías cosméticas, se quedan a hacer la recuperación y luego aprovechan a seguir recorriendo o regresan a sus casas.

El motivo por el cual Argentina suele ser elegida es por la calidad de sus centros estéticos (que entre ellos se encuentra Cimec), el nivel de excelencia de los cirujanos plásticos y el cambio favorable para ellos. Esos tres componentes hacen que Argentina sea, junto a Brasil, México y Colombia, uno de los destinos elegidos para este tipo de viajes.   

La medicina argentina es reconocida a nivel mundial por el nivel de profesionales que tiene. Y, si bien ramas como la cardiología o la infectología suelen ser laureadas en ámbitos más académicos, la cirugía plástica tiene un reconocimiento especial por los trabajos que suelen hacerse en nuestro país.

Lamentablemente, la medicina latinoamericana ha tenido una mala reputación en años anteriores, principalmente por la idea de que, de no tratarse en Estados Unidos o en Europa, la calidad no va a ser buena. Pero la realidad es que, de haber casos en los cuales los resultados no son los esperados, también tiene que ver con la falta de responsabilidad de la persona operada; cualquier tipo de intervención lleva un tiempo de recuperación, y en la rama estética no es la excepción.

De no cumplirse con las indicaciones del profesional y evitando las recomendaciones, es posible que la operación no termine de la manera que se esperaba. Pero no sólo hay turismo que venga para hacerse operaciones, también hay personas que buscan tratamientos del tipo estético (algunos de los cuáles se puede ver más en el link). Y, una vez que el tratamiento finaliza o el tiempo de recuperación se cumple, esas personas tienen la posibilidad de recorrer algunas de las maravillas de nuestro país; ya sea geográficas, arquitectónicas o culturales.

Argentina es un país para todos los gustos, sea cual sea el interés que tenga cada una de las personas que se acercan para pasar sus vacaciones. El hecho de que haya un porcentaje de ellos que desea hacerse cirugías aquí solo demuestra que este es un país que ofrece de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *